dic

19

Los objetivos marcados a los Estados miembros se deberán cumplir en un plazo de quince años desde la entrada en vigor de la Directiva . El plazo de quince años podrá ser flexible, siempre y cuando se respeten las condiciones establecidas por la Directiva.
Los Estados miembros tendrán que implicarse y fomentar la participación para poder cumplir con los objetivos marcados por la Directiva.

Es un trabajo largo, minucioso y difícil que necesitará de un gran esfuerzo de cada Estado miembro, habrá excepciones que no supondrán una infracción como son las consecuencias que puedan derivar de un accidente imprevisible, una catástrofe natural o en casos de fuerza mayor.

A partir del 2010, los Estados miembros deberán tomar medidas sobre las tarifas impuestas a los consumidores con el objetivo de que los recursos se utilicen de manera eficaz y que contribuyan con la recaudación a la recuperación de los costes que haya supuesto el plan de mejora de las condiciones del agua.
Se establecerá por parte de los Estados miembros una serie de sanciones en caso de infracción de esta Directiva marco.

Como guía para los Estados miembros y todos sigan la misma línea, se ha creado:

• Una lista de sustancias contaminantes prioritarias que suponen un peligro importante para el medio acuático.
• Medidas de control para las sustancias contaminantes.
• Normas de calidad aplicables a las concentraciones de las sustancias contaminantes