ago

4

Nueve años después de la entrada en vigor de la Directiva será cuando se elaborará un plan de gestión y un programa de medidas. Estas medidas se tomarán basandose en los resultados de los análisis y estudios realizados por cada uno de los Estados miembros años atrás sobre sus superficies hidráulicas.

Las medidas previstas a priori serán:

• Masas de agua superficiales: Prevenir el deterioro, mejorar y restaurar su estado, luchar por que estén en buen estado químico y ecológico, reducir la contaminación de vertidos y emisiones de sustancias peligrosas.

• Aguas subterráneas: Protegerlas, prevenirlas de la contaminación y deterioro, mejorarlas y restaurarlas en la medida de lo posible a su estado natural, garantizar que ellas existe un equilibrio entre captación y renovación.

• Zonas protegidas: Respetar y preservas todas las zonas protegidas y sus ecosistemas.

Todos estos objetivos y aquellos que puedan marcarse posteriormente tras los análisis de cada Estado miembro deberán cumplirse en el plazo de quince años desde la entrada en vigor de la Directiva .